final destination 3 (2006)

by zEke

final destination 3 posterSecuelas, y secuelas de secuelas, las hay de todo tipo, unas más acertadas que otras. Las hay que repiten héroe, las hay que repiten villano y las hay que, simplemente, repiten. Una película se caracteriza esencialmente por dos características básicas, su fondo (¿qué me están contando?) y su forma (¿cómo me lo están contando?). Así, uno exige que, o bien la una, o bien la otra, o bien las dos, sea original, con el fin de digerir una película hasta el final. Pues bien, final destination 3 repite tanto la forma como el fondo de sus predecesoras, convirtiéndose así, y muy a pesar de algunos de los familiares y amigos de cuantos han intervenido en su creación, en la menos afortunada de la franquicia, si es que alguna vez lo fueron.

Wendy Christensen (Mary Elizabeth Winstead) tiene un pálpito justo antes de disfrutar de los altos y bajos de una montaña rusa, lo que se traduce en diez de los pasajeros del vagón fuera de él y a salvo de un accidente mortal. No contenta con su ocasional fracaso la muerte vuelve a por cada uno de ellos para poner punto y final a sus vidas de la forma más inverosímil, retorcida y rebuscada imaginable.

La película, dirigida como la primera de las entregas por James Wong, se limita a sustituir el avión y los automóviles de la primera y la segunda entregas respectivamente por el vagón de una montaña rusa. Miedo me da pensar en la posibilidad de futuros pálpitos, pues opciones las hay, y muchas. Y es que no sólo sabemos de antemano qué nos van a contar y cómo nos lo van a contar, sino que además la película se esfuerza, mediante un pésimo montaje, en adelantarnos cada una de las sucesivas muertes que acontecen dilapidando así enteramente el factor sorpresa.

El género de terror adolescente se ha caracterizado, sobre todo desde scream (1996), por ser una fuente de actores y actrices que utilizan el género como trampolín, los hay que hacia el estrellato, y los hay también que se estrellan. Por desgracia, ni siquiera esto sirve de excusa a quienes, si los hay, defienden el derecho de esta película a existir. Y no es que estemos ante un reparto mediocre, sino ante la imposibilidad de brillar interpretando personajes que carecen de credibilidad. Algunos rozan lo esperpéntico.

Sólo aquellos que no hayan visto las dos entregas anteriores encontrarán algo en una película que por no ser, no es ni entretenida. Eso sí, a falta de pan, ofrece sangre, pezones e incluso el primer plano de las braguitas de una adolescente asiática que pasaba por allí.

Para las dedhours de los que desconfían de las atracciones de feria.

deadrate: ςery bad

official site | imdb