kung fu panda (2008)

by zEke

Hay historias que nunca pasan de moda, que no lo hacen porque lo que cuentan se disuelve agradablemente en los sesos de cualquiera. Ese es el caso de kung fu panda, o, si me lo permiten, la enésima versión, esta vez animada, de karate kid (1984). Y digo karate kid, pues para mí, que amanecí en los ochenta, fue la primera. La novedad, que tampoco lo es tanto, es que Daniel Larusso es ahora un panda gigante y Mr. Kesuke Miyagi un panda rojo.

Po es un panda gigante que trabaja como camarero en el restaurante de su padre Mr. Ping, una oca que presume de aderezar sus fideos con un ingrediente secreto. Sin embargo, Po está más por la labor de imaginarse siendo un maestro kung fu que de querer conocer el ingrediente secreto de los fideos de su padre. Por supuesto, sabe tanto kung fu como yo arameo. Pero su vida cambia cuando de la noche a la mañana es accidentalmente señalado por la tortuga Oogway como el elegido. Elegido para convertirse en un guerrero dragón y defender así a su pueblo de la ira del tigre Tai Lung, el más malo entre los malos. Para ello se somete a la tutela de Sifu, un panda rojo.

kung fu panda es sobre todo una película entretenida. Sobre todo, y nada más. El cine de animación ya no es lo que era, y si me preguntan a mí, es ahora mucho más entretenido cuando las cosas se hacen como se deben hacer. Así, la fórmula de kung fu panda funciona porque sus creadores no se complican la vida con marejadas y marejadillas. A veces es tan simple como contar una historia de forma ordenada. Si bien está de moda que el cine de animación flirtee con productos que, sin disimular que buscan el reclamo de los más pequeños, se emborrachan de sutiles referencias más maduras, kung fu panda se conforma con entretener a los primeros y devolver a los segundos a tiempos pasados.

De Jack Black se pueden decir muchas cosas, algunas buenas, algunas no tanto. Lo cierto es que su voz le viene como anillo al dedo a Po. Se tiende a pensar que cualquiera puede ser un actor de voz, de ahí que en España, por ejemplo, las películas de animación acaben siendo dobladas por humoristas e imitadores. Pues no, es fácil distinguir entre un buen actor de voz y un oportunista.

Una película entretenida llena de referencias al cine de kung fu, a kill bill (2003) y a la filososfía de los pitufos.

Para las deadhours de los que sueñan con golpear a los que se ríen de sus barrigas con ellas.

yellowdeadhourslogo.jpg

official site | imdb

deadhoursline.png

Advertisements

2 Comments

  1. A mi, tenint en compte la meva inclinació per empatitzar amb els dolents de les pel.lícules, el que més em va agradar va ser el missatge d’Oogway: a vegades intentant evitar un desastre, fas justament el que calia per desencadenar-lo.

  2. doncs si, i, de fet, és un dels missatges més clars de tot plegat…


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s