wall·e (2008)

by zEke

Comenzaré diciendo que wall·e es la película más rica, cuca y mona que se ha estrenado en mucho tiempo. Tanto, que a más de uno puede resultarle más empalagosa que una sobredosis de azúcar. Y una vez dicho esto continuaré diciendo que wall·e es una gran película, pues de vez en cuando, a todo el mundo le apetece una fondue de chocolate. A mí, por ejemplo, me espera una mañana.

¿Qué pasaría si la raza humana se viera obligada a evacuar el planeta Tierra? Pues podría pasar lo que en la película se nos cuenta. Wall·e es el último de los compactadores de basura que queda sobre la faz del planeta Tierra. Su misión, compactar la basura que acabó por condenar a la raza humana al exilio a bordo de una estación espacial. Así, pasa los días compactando basura, recolectando objetos curiosos y anhelando la compañía del amor que nunca conoció. Robot, pero con sentimientos por supuesto. Su vida cambia cuando Eve llega al planeta Tierra en busca de una prueba que permita a la raza humana considerar su regreso. Y entonces, el amor. El amor y todo lo demás.

Detrás de este embolado está Andrew Stanton. ¿Y quién es Andrew Stanton? Stanton, además de debutar en la dirección con finding nemo (2003), lleva varios años escribiendo guiones animados y es el responsable de, entre otros, el guión de toy story (1995) y su secuela. Y esto para decir que sabe lo que hace. Hace ya más de diez años que las aventuras de Woody y Buzz Lightyear redefinieron el cine de animación.

El guión de Stanton resulta brillante y sabe mezclar los elementos básicos de un producto destinado a un público que todavía mastica con dientes de leche con un fondo más pesado. Fondo que cuenta no sólo con las obvias connotaciones ecologistas sino también con una crítica abierta a un estilo de vida que acabará por condenarnos a nuestros sillones más preciados. Resulta también interesante la interacción entre la pareja protagonista por la lógica frialdad de ella, más próxima a la actitud cuadricualda que uno esperaría en un robot. Además, no faltan inteligentes guiños a otras películas como 2001: a space odyssey (1968), alien (1979) y titanic (1997). Y a nadie se le escapa que el protagonista es una interpretación libre y reducida de Número 5.

En este caso, aunque no siempre, el orden de los factores no altera el producto y el resultado final está perfectamente equilibrado, aunque uno no debe nunca olvidar que se encuentra ante una historia de amor para niños.

Para las deadhours de gente solitaria que saca la basura religiosamente cada miércoles.

greendeadhourslogo.jpg

official site | imdb

deadhoursline.png

Leave a comment

No comments yet.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s