an inconvenient truth (2006)

by zEke

an inconvenient truth posterAl Gore es un buen orador. De eso no me queda la menor duda. Mucho mejor que yo, sin duda, a pesar de que ambos usamos un Mac. Aunque una cosa es cierta, mientras Gore sólo tiene que preocuparse de ordenar cuanta información llega a sus manos, un servidor, y otros muchos, es además responsable de cuanto muestra, por lo que, en condiciones normales, el tiempo que me ocupa ordenar cuanto quiero mostrar tiende a cero. No pretendo con esto poner pega alguna al trabajo de, en sus propias palabras, el próximo presidente de los Estados Unidos, simplemente poner el punto sobre las íes, para que nadie se confunda. Al Gore vende bien y, probablemente, sería capaz de vender también el producto de la competencia.

¿Y a qué viene hablar de las dotes orativas de Gore? an inconvenient truth no es más que la adaptación cinematográfica de la charla con la que el que fuera vicepresidente de los Estados Unidos se ha paseado por el mundo con el fin de convencernos a todos de la responsabilidad del hombre, sobre todo el barrado y estrellado, en el calentamiento global del planeta.

Si sólo fuera esto la película durararía apenas una hora, por lo que su director, Davis Guggenheim, se permite el lujo de embelesarnos con un sinfín de imágenes lacrimógenas cuyo único objetivo es el de acercarnos al lado más humano de Gore. Y no digo que estén de más en un documental sobre Al Gore, pero eso no es lo que aquí se nos vende, y lo único que consiguen es distraer nuestra atención hacia el personaje en detrimento del mensaje.

Lo cierto es que algo de razón tendrá Al Gore cuando este año le han sido concedidos los premios Píncipe de Asturias de Cooperación y Nobel de la Paz. Pero que nadie se confunda, su charla es más política que científica y de ahí la importancia de sus dotes como orador. Albert Arnold Gore Junior no expone, manifiesta, aunque razón no le falta. Así, sin llegar nunca a mentir, hace gala de un amplio repertorio de herramientas políticas. No faltan ni medias verdades ni verdades disfrazadas. Eso sí, en contadas ocasiones el fin justifica los medios y a juzgar por el impacto de su mensaje, me atrevo a decir que en esta ocasión, está justificado. No hace daño a nadie tratar mejor a la madre Tierra.

En fin, un documental que como tal no es gran cosa pero que cumple con lo que se propone, concienciar. Parece que Al Gore, embajador de la comunidad científica a la que venera, ha sido capaz de remover nuestras conciencias hasta el punto de que yo, por ejemplo, a día de hoy tengo seis ruedas, repartidas en tres bicicletas, reciclo y me ducho con agua fría. Eso sí, al planeta sigue trayéndole sin cuidado lo que yo haga.

Para las deadhours de activistas de traje y corbata.

deadrate: δair

official site | imdb

3 Comments

  1. Hola Jorge, soy Fernando (o Patxi, según con quién hable), no sé si te acordarás de mí, te conocí hace un par de meses en Madrid a través de Esther.

    Estoy muy de acuerdo con tu crítica, también creo que el documental en sí no es una maravilla pero, sin embargo, es muy oportuno. Sí, es cierto que sobran los momentos sentimentaloides en que se habla de lo bueno que es Al Gore y lo mal que lo pasó con la enfermedad de su hijo (¿era una enfermedad?, no lo recuerdo), pero sí ha ayudado a potenciar un debate que llevaba abierto desde hace tiempo y que, por los motivos que sean ( no voy a entrar ahí), no terminaba de estar en el primer plano de la actualidad mundial. Creo que este documental era muy necesario, quizá no tanto por él mismo sino por su repercusión.

    Por cierto, y no es por dorarte la píldora, pero me encanta tu blog, me estás descubriendo películas que no conocía y tus opiniones sobre ellas me resultan muy interesantes. Te sigo.

  2. Sí, sí, te recuerdo. Gracias por tu comentario y gracias por leerme.

    Como tú bien dices el documental llegó en el momento adecuado, cuando a pesar de que una gran parte de la comunidad cintífica se inclinaba hacia lo que Al Gore pregona, los que tienen la capacidad de tomar decisiones hacían oídos sordos. Al Gore se convirtió en la voz que andaban buscando con el fin de hacerse escuchar. Y bien, sólo hay que ver los frutos que ahora recoge y que en el fondo reparte con todos aquellos a los que representa. Esto demuestra una vez más lo importante que es saber vender en el mundo de hoy, incluso cuando el producto es tan esencial como la salud del planeta.

    Lo de su hijo fue un accidente de coche. Su hermana fue la que murió debido a un cáncer de pulmón.

    En fin, no dudes en pasearte por aquí cuando te apetezca. Veo que me has dejado un enlace a lo que debe ser tu blog. En cuanto tenga un rato lo investigo.

  3. A este documental, para ser tratado como tal, le sobran las imágenes melodramáticas de la vida de Al Gore y algunas de las frases que el ex-vicepresidente norteamericano dice, como: ¿Dios porque permites que esto pase AQUÍ?.


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s