the assassination of jesse james by the coward robert ford (2007)

by zEke

the assassination of jesse james by the coward robert ford posterEl Western parece estar de moda, una vez más. ¿Cuántas ya? Después de 3:10 to yuma (2007) nos llega, aunque con menos presencia, la segunda película de Andrew Dominik tras chopper (2000). Son pocas las similitudes entre ambas. Mientras la cinta de James Mangold pretende emular la acción presente en muchos de los clásicos del género, Dominik se aleja de sus estereotipos y nos sorprende con una propuesta intimista y reflexiva para dibujar con su cámara los últimos días de vida de Jesse James. Hasta el punto de que si me hubieran dicho que Terrence Malick estaba detrás de la cámara, me lo hubiera creído. ¿Por lo aburrido?

the assassination of jesse james by the coward robert ford nos cuenta, ni más ni menos, lo que su interminable título nos sugiere, sin sorpresas de última hora. Jesse James (Brad Pitt) y su hermano Frank (Sam Shepard) se separan tras alcanzar el ocaso de su vida como pistoleros. En su deambular desde entonces Jesse se rodea de algunos de los miembros de su maltrecha banda, incluido el fiel Charley Ford (Sam Rockwell), quien acerca a su joven hermano Robert (Casey Affleck) a la figura del legendario pistolero, a quien idolatra.

No estamos ante una película de acción y, salvo el asalto al tren inicial y dispersos tiroteos en los que para nada se hace hincapié, la película se centra en la intensa relación entre James y Ford, en sus matices. Son sus conversaciones, así como su evolución los ejes fundamentales de una historia que depende en exceso de ellos. Es ahí donde Pitt y Affleck, que por suerte para él, y para el espectador, como actor nada tiene que ver con su hermano Ben, brillan. Pitt hace lo de casi siempre, interpretar a un hombre alfa, y lo hace bien, incluso me atrevería a decir que en algunos momentos más que bien. Nadie había acariciado el trigo con tanto cariño desde Maximus Decimus Meridius en gladiator (2000). Pero, y a pesar del reconocimiento que ha recibido Pitt en Venecia recientemente, es Affleck el protagonista absoluto por su capacidad de desenvolverse con soltura en un papel mucho más exigente.

Dominik utiliza inteligentemente la cámara para exprimir cuanta poesía emana de cada una de las escenas. Algo que se agradece al principio. El director neozelandés con el fin de rodear el largometraje de un aura reflexiva a la vez que oscura, desenfoca intencionadamente la imagen, juega con ligeras aberraciones cromáticas y se entretiene con solitarios paisajes panorámicos. Y todo esto funciona, lo hace durante más o menos media hora, que es el tiempo que uno tarda en darse cuenta que esos cuantos segundos de más en casi cada escena, se traducirán en una interminable historia de ciento sesenta minutos que se hace repetitiva y previsible, y no sólo por el título. La música, compuesta por Warren Ellis y Nick Cave, muy en la línea de las colaboraciones entre Clint Mansell y The Kronos Quartet, si bien preciosista, poco hace por rescatar la cinta de su parsimonia.

Una película larga, muy larga, y lenta, no muy lenta, pero sí sosegada. Aburrirá a más de uno, no lo dudo, y de ahí quizás su poco ambiciosa distribución, de momento. Las interpretaciones de Pitt y Affleck, y el trato de Dominik son todo lo que ofrece, y que sea mucho o poco, eso ya no depende de ellos.

Para las deadhours de los que gusten de leer imágenes.

deadrate: δair

official site | imdb

Leave a comment

No comments yet.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s