stardust (2007)

by zEke

stardust posterExisten, como máximo, tantas películas basadas en una misma novela como lectores de la misma. El problema es que, normalmente, sólo se produce una, el poutpourri resultante de agitar las de productores, guionistas, directores y otros bichos participantes. Así, lo único que voy a decir en cuanto a la adaptación de la novela original de Neil Gaiman es que, pese a contar con el apoyo del autor inglés, su poder de sugestión es considerablemente menor que el de la obra original. Pero que nadie se asuste, pues no soy yo amigo de comparar películas con novelas, ni peras con tornillos, a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César, como dijo uno que andaba descalzo.

El cine fantástico y de aventuras reciente brilla por su mediocricidad y escasez. Tiempos pasados siempre fueron mejores, dicen. Lo que yo me pregunto es si tanto ha evolucionado el cine de entretenimiento. No sé yo si títulos como the goonies (1985), willow (1988) o the neverending story (1984) tendrían cabida hoy en unas salas de cine en las que muy probablemente serían tachadas de infantiloides. stardust pretende recuperar los ingredientes del cine de entretenimiento de la década de los ochenta sin renunciar a los aderezos actuales. Lo pretende y lo consigue en parte sobre todo a un cuento que pese a sus defectos está bien narrado.

Antes de su muerte, el rey de Stormhold (Peter O’Toole) lanza un rubí hasta el infinito y más allá. Aquel de sus hijos capaz de hacerse con el rubí antes de morir a manos de sus hermanos será rey. El rubí impacta con Yvaine (Claire Danes), una estrella que brillaba dichosa en el cielo hasta que irremediablemente cae sobre la faz de la tierra. Desde Wall, el pueblo al otro lado de un muro que separa Inglaterra de la magia de un mundo prohibido, Tristan (Charlie Cox) y su enamorada Victoria (Sienna Miller) son testigos del acontecimiento. Él le promete a ella la estrella caída a cambio de su amor incondicional, pacto que ella ve con buenos ojos por suponer perderlo de vista e imposible. La bruja Lamia (Michelle Pfeiffer), junto a sus dos hermanas, también es testigo del acontecimiento y partirá en busca de la estrella caída y la eterna juventud. Si Tristan quiere la mano de Victoria deberá defender a Yvaine de Lamia y los hijos del rey.

Lo mejor de la película es quizás, además de los paisajes británicos en los que se rodó, el hecho de que se asimila fácilmente. Siendo la historia entretenida a la vez que visualmente atractiva a uno le cuesta mirar hacia otro lado. Si bien Matthew Vaughn, que cambia de registro tras dirigir layer cake (2004), se mueve con soltura a la hora de presentar las atendidas escenas de acción de la película, lo hace con pies de plomo a la hora de desarrollar la historia de amor entre los protagonistas. La química entre Charlie Cox y Claire Danes está a la altura de la de Ben Affleck y Jennifer López en gigli (2003). Perdón, eso es imposible. Lo que si es posible, además de cierto, es que a más de uno, y a más de dos, que se acaben besando o no le traerá sin cuidado. Se me antoja un flojedad difícil de vencer cuando es el amor precisamente lo que dirige a los personajes en una dirección y no en otra.

El peso cómico de la película cae, además de en los fantasmas de los difuntos hijos del rey de Stormhold, en el Capitán Shakespeare, personaje que encarna acertadamente Robert de Niro. A pesar de no gozar de muchos minutos es capaz de hacer sombra a todos los demás, a lo que también ayuda los matices de su personaje, un feroz pirata que esconde un secreto embarazoso, que no embarazable. Los viejos rokeros nunca mueren, o eso dicen. El caso es que además, Michelle Pfeiffer reaparece (cierto es que este año estrena también hairspary (2007) y i could never be your woman (2007) después de un parón de casi cinco años), y lo hace más joven y hermosa que nunca, lástima que las exigencias del guión hagan un flaco favor a su aspecto físico. Pese a la ya mencionada falta de química entre ellos, Charlie Cox y Claire Danes, resuelven dignamente el tercio restante de su personajes, que no la mitad. Sienna Miller aparece también por ahí, casi tantos segundos como en layer cake, o sea, pocos. ¿Le deberá favores el director?

Del érase una vez al colorín colorado acción al servicio de un digno cuento fantástico de aventuras aderezado con una inverosímil historia de amor, cuya falta de gracia será perdonada por todos aquellos que se gusten imaginándose surcando los cielos a bordo del barco del Capitán Shakespeare.

Para las deadhours de los que disfrutan de un cuento antes de dormir.

deadrate: δair

official site | imdb

Advertisements

Leave a comment

No comments yet.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s